Liderazgo emocionalmente inteligente

Liderazgo emocionalmente inteligente: Echar broncas no es signo de un buen jefe

Echar una bronca es contraproducente. Los jefes que pierden el control y abusan de sus colaboradores se perjudican a sí mismos y a sus organizaciones...

Los jefes que pierden el control y abusan de sus colaboradores se perjudican a sí mismos y a sus organizaciones, manifestando una total falta de liderazgo emocional inteligente.

Según señalan varios expertos en psicología empresarial, el liderazgo nocivo, aquél que cree en las broncas diarias y en las discusiones continuas como elementos indispensables del affair empresarial, para convencer a los subordinados de sus errores, están completamente equivocados y fuera de lugar, produciendo los efectos contrarios a los que el jefe suele perseguir.

Para poner fin a estas muestras gratuitas de ignorancia, los especialistas proponen la potenciación de la inteligencia emocional y el autoconocimiento de estos jefes acusadores, con la intención de que primero se dominen a sí mismos, antes de cargar sus propias frustraciones sobre los demás. Además, inciden que una bronca desmesurada o descomunal únicamente produce una sensación amarga de frustración en la persona que recibe el castigo que normalmente suele ser desproporcionado y que facilita la sensación de agravio (en el abroncado), que no ve reconocido sus méritos y que genera decepción, desmotivación y frustración, lo que conlleva, en muchos casos, el abandono de multitud de puestos de trabajo por estas cuestiones de carácter autoritario del jefe. De hecho, según una encuesta realizada el año pasado por una consultora de recursos humanos, seis de cada 10 profesionales que deciden abandonar su empresa lo hacen por desavenencias con el jefe.

Los gurús del coaching señalan que el jefe debe centrar su atención en los objetivos a medio y largo plazo, nunca en el corto plazo puesto que esto es una actitud poco inteligente que va a generar cierta frustración en el empresario, que va a ser fácilmente trasladable a los empleados. Por este motivo, cada día se demandan más cursos de formación en inteligencia emocional para directivos, con la idea de adquirir destrezas de gestión de personal y sociales capaces de permitir al empresario triunfar en el trabajo sin pisotear a sus subordinados y aprovechando al máximo sus potencialidades.

Algunos conceptos que los expertos del coaching señalan como imprescindibles en un buen líder son la consideración, la compasión y la esperanza, nada más lejos de la bronca.


No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Liderazgo emocionalmente inteligente"

Comenta en Google+