El liderazgo motivador como actitud

Orden, salud y trabajo, las bases del buen liderazgo

El estilo en la configuración del directivo ideal ha cambiado en los últimos años. De hecho, la imagen del líder autoritario, intocable e incuestionable ha pasado a mejor vida a favor del jefe comprensivo, comprometido e implicado emocionalmente con sus..

El estilo en la configuración del directivo ideal ha cambiado en los últimos años. De hecho, la imagen del líder autoritario, intocable e incuestionable ha pasado a mejor vida a favor del jefe comprensivo, comprometido e implicado emocionalmente con sus subordinados.

La nueva inteligencia emocional rige los destinos del nuevo estilo de liderazgo empresarial. Los códigos rígidos de conducta, las reglas y normas inquebrantables han dado paso al protagonismo del individuo por encima de otras consideraciones. De esta forma, las emociones se muestran realmente decisivas a la hora de optimizar los resultados, tanto del empleado individualmente como del área en que trabaja y, finalmente, de toda la empresa.

El primer requisito que debe cumplir el líder es el compromiso con su colectivo. En el caso concreto de una empresa, dicho compromiso cobra sentido sólo si realmente se cree en lo que se hace, esto es, si existe un convencimiento real de que el producto o servicio que se ofrece es bueno. En este sentido, el plano social de la actividad que se desarrolla cobra cierta relevancia. Si no estamos convencidos de que el producto que estamos “vendiendo” es el mejor o, al menos, aporta beneficio a quien lo consume, será difícil que logremos un grado óptimo de implicación por parte de nuestros empleados.

En otro orden, las relaciones del líder con su equipo deben contemplar de forma inequívoca aspectos emocionales y no sólo operativos o intelectuales. Crear un clima de complicidad entre unos y otros, sin que por ello se caiga en el desorden, es vital para lograr una integración realmente útil de los componentes del equipo entre sí y con su líder. En este apartado, la potenciación de la competitividad entre compañeros ha demostrado ser contraproducente, ya que el trabajo en equipo permite aportar una mayor riqueza de aptitudes tanto individualmente como colectivamente.

Por último, la imagen del directivo infalible y que he llegado a la cima ya no existe. El crecimiento del líder no debe tener fin, y en este contexto de interrelación, sus subordinados tienen también un protagonismo. Para el líder es vital aprender de su equipo como para el equipo aprender de él, en un círculo de reciprocidad cognoscitiva.

Algunos articulos relacionados que te pueden interesar

3 Comentarios en "El liderazgo motivador como actitud"

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

¡Cargando los comentarios!
iran zulema nochebuena pacheco

soy de la idea que debes escuchar a tu equipo de trabajo ya que son los que dan la cara al publico en el empleo que me desarrollo son los que dan la cara los que intaractuan y llevan la carga mas pesada lo minimo es reconocerles su labor a mi me gusta reconocerlos y veo con agrado que eso los motiva estoy a punto de subir de puesto y quiero prepararme para hacer un buen papel

Para poder lograr el objetivo qu

Estos consejos me va a permitir conocer mejor a mi personal y lograr ser un buen lider.

raul orlando

estoy contento de estar aqui es un lugar donde puedes desarrollar la motivacion de saber quieres y q dios desea q seas de q no todo esta acabado q si existe solucion


Escribe tu comentario en "El liderazgo motivador como actitud"

Comenta en Google+

En Innatia nos gustaría saber como te ha servido este artículo.

¿Quieres compartir cómo te fue? Accede aquí... y ¡comparte tu experiencia!

http://crecimiento-personal.innatia.com/c-liderazgo/a-liderazgo-motivador-10259.html