Un proyecto para aprender a vivir en armonía

Entrevista a Julio Andrés Pagano: Peregrino del despertar

Este divulgador espiritual argentino –autor del libro “Despertar” y de hermosos textos que circulan masivamente a través listas de correo y páginas web independientes- no es sólo un persistente buscador de la Verdad sino un poeta nato que nos sensibiliza y hace reflexionar a través de la amorosa energía que emana de sus textos. Julio nos ha dispensado el privilegio de dialogar con él: en cada una de sus reflexiones, afable lector y lectora, hallarás gratas gemas de sabiduría y autoconocimiento que te resultarán muy amenas y útiles.

Carmelo Urso: Haznos una pequeña reseña autobiográfica: de dónde eres, en qué lugares geográficos y afectivos transcurrió tu vida, qué estudiaste, cuándo empezaron tus inquietudes espirituales, etc.

Julio Andrés Pagano: Tengo 38 años, estoy casado y soy padre de dos hijos varones, de 6 y 17 años. Vivo en Olavarría, una ciudad de unos 140 mil habitantes situada en el centro de la provincia de Buenos Aires (Argentina), lugar donde nací.

Mi vida transcurrió en un ámbito ligado a las comunicaciones, ya que mi familia era accionista de un diario y de un canal de televisión por cable. Durante mi infancia, mi vida transcurrió ?sin sobresaltos- en el seno de una familia tradicional, de clase media, con formación cristiana, donde fui educado con mucho amor junto a mis tres hermanos (dos varones y una mujer).

Licenciado en Marketing y terapeuta transpersonal dicen los títulos que recibí, aunque estudiar no estaba dentro de mis metas, ya que desde chico me molestaba ver que las personas respetaban a los demás por sus diplomas, en vez de por cómo eran como personas.

Los libros no dan sabiduría, sólo conocimiento. El verdadero aprendizaje, el que realmente transforma, es vivencial, de ahí que ingresara a la universidad a los 28 años, sólo para que mi madre se quedara tranquila, ya que ella decía que lo único que nos podía dejar ?sin que otros no lo sacaran- era un estudio. También lo hice como una forma de demostrarme que era capaz de terminar algo, ya que en mi avidez por conocer emprendía muchas cosas pero nunca las terminaba.

No puedo precisar fechas, pero creo que mis inquietudes espirituales están desde siempre, sólo que en su momento no las llamaba ?espirituales?. Entendía que eso era lo normal por el simple hecho de ser espíritus viviendo una experiencia humana. Desde muy chico tuve en claro que la muerte formaba parte de la vida, y que sólo estaría de paso en la Tierra.

Carmelo Urso: Julio, en uno de tus textos, expresas: ?El valor del mensaje está en su poder de transmutación, en su fuerza para impulsar los cambios. El mensajero es como la baranda de una escalera, cumple una función, constituye un medio para ayudar a elevarnos?. ¿De qué mensaje te sientes emisario? ¿Elegiste ser mensajero o el mensaje te eligió para elevar tu nivel de consciencia y el de tus lectores y lectoras?

Julio Andrés Pagano: La síntesis de lo que expreso es que llegó el tiempo de abrir el corazón para vibrar en el amor. Al no haber divisiones, elegí y fui elegido. Los mensajes surgieron como una forma de impulsar la vibración de la visión que recibí hace casi 8 años, la cual dio vida al proyecto del parque temático ?Despertar?, que en esencia es una moderna unidad de consciencia que concentra lo mejor del hombre.

Juego a recordar gracias a que otros juegan a olvidar. Interpretamos papeles que nos permiten vivenciarnos de múltiples formas. Podría decirse que si de algún modo elevo el nivel de consciencia de quienes leen los mensajes, es porque ellos también me elevan a mí, ya que viajamos juntos. Somos Uno. Expresamos la misma esencia prístina en diferentes maneras divinas para hacernos más conscientes.

Todos somos mensajeros, incluso lo que dicen que no los son, pues no se puede no comunicar. Todo vibra. Al ayudarnos a comprender, el mensajero constituye un punto de apoyo para elevarnos. Es como si fuese una baranda que nos permite subir un nuevo escalón, pero si nos quedamos aferrados la baranda se convierte en una limitación que nos impide avanzar.

Carmelo Urso: Dices en un aforismo: ?la mejor manera de que alguien continúe preso es haciéndole creer que está en libertad?. ¿Cómo hace un buscador de la Verdad para percibir su cárcel espiritual y liberarse de ella, cuando los barrotes de su celda están hechos con la invisible materia del mito, de intangibles condicionamientos ideológicos, mentales y espirituales?

Julio Andrés Pagano: La ?cárcel espiritual? se manifiesta en la angustiante sensación interna de reconocer que aquello que estamos haciendo no está en consonancia con nuestro verdadero Ser. Podremos no saber cómo describir ese estado con palabras, pero -llevado al sentir- hay un reconocimiento interno de que estamos desequilibrados, faltos de armonía y que nuestra vida carece de sentido.

La clave para liberarse está en animarse a sentir. La invisibilidad del mito y los condicionamientos mentales se trascienden con la guía ?también invisible- del corazón. Sintiendo, lo invisible se vuelve visible y uno reconoce dónde están los barrotes, porque la dimensión del corazón nos ofrece una mirada más pura y penetrante, que devela cualquier trampa por más sutil que sea.

Dar los primeros pasos no siempre resulta sencillo, porque para ello uno tiene que estar dispuesto a morir, en el sentido de dejar ir todos aquellos ?beneficios? que la cárcel mental ofrece, tales como la sensación de seguridad, pertenencia, reconocimiento, etc. El estar pendiente del ?qué dirán? es un barrote, la importancia social es un barrote, la seguridad económica es un barrote, los mandatos familiares son barrotes, los deseos son barrotes. Son infinitos los barrotes de la cárcel mental, sin embargo todos se nutren del miedo como forma de control.

La puerta de salida es interna y la clave está en sentir para vibrar en el amor. Todo lo que hagamos desde el corazón es una gota que lima los barrotes. Si la cárcel fuese un vaso, poco a poco, con cada gota de amor, el agua se desborda y nos encontramos fuera. ¿Cuál gota es más importante? Todas, porque si una falta el agua no se derrama.

Lo mágico es que una vez que estamos fuera ya no vemos a la mente como una cárcel, sino como un verdadero trampolín que nos ayudó a dar el salto que transformó nuestra vida. Es ahí cuando abrazamos aquello que creíamos que era nuestra parte oscura para vibrar en unidad, y logramos alinear la mente y el corazón.

Carmelo Urso: Una de tus notas dice: ?Sólo importa el mensaje?; ¿das a entender que el recado es más importante que el emisario, que la enseñanza prevalece sobre el maestro, que terminó el tiempo en que el gurú estaba por encima del discípulo?

Julio Andrés Pagano: Calificar a una persona de ?gurú? es una nueva forma de generar barrotes mentales, en el sentido que, desde nuestra perspectiva espiritual, ?gurú? se transforma en seguridad, en persona confiable, y ahí estamos de nuevo con nuestros miedos ?presentados de una manera más refinada- en busca de seguridad.

Cuando alguien nos trae una carta, lo que vale es lo que están dentro del sobre, no la forma en que se exprese o se vista el cartero. Sin embargo, nuestros filtros mentales hacen que generalmente pongamos el foco de atención en el mensajero, sobre todo si lo que nos comunica choca contra nuestras suposiciones o creencias.

Si matamos al mensajero, en el sentido de desacreditarlo, automáticamente muere su mensaje, pues el emisor no nos resultó confiable. Lo que la mente no nos permite ver es que el verdadero emisor no es el que hace de mensajero, éste es sólo un canal de expresión, un medio para que el mensaje nos llegue.

Si vemos con el corazón, incluso aquel que nos agrede nos está dando un buen mensaje. Nos está comunicando de qué manera no tenemos que hacerlo porque causa sufrimiento. Todo tiene una enseñanza oculta, todo comunica. Está en nosotros develar aquello que se nos quiere decir.

A medida que caminamos, vamos descubriendo otras perspectivas. Una vez que aprendemos a no matar al mensajero y darle importancia sólo al mensaje, llegado a cierto punto el juego vuelve a repetirse de una manera aún más sutil, para que sigamos elevándonos. En esta nueva instancia, puede que esta vez no aceptemos el mensaje por el tipo de letra con que está escrito.

Si nos seguimos abriendo y damos otro paso al trascender esta limitación, comprendemos que lo que verdaderamente cuenta es el espíritu que anima el mensaje. En este punto, ya no cuenta el mensajero y no nos quedamos atados a la forma en que está expresado el mensaje, sólo queda aquello que puede sentirse, la verdadera esencia de aquello que se nos comunicó.

Carmelo Urso: En tu texto ?un mágico encuentro? anotas: ?Sentir es lo que impide que veamos al otro como un medio para alcanzar nuestros fines, es lo que nos impulsa a renovar la confianza en que nunca es tarde para empezar de nuevo, es lo que facilita que el amor brote sin pausas y la esperanza siga latiendo?. En nuestra educación occidental se nos ha enseñado más a pensar que a sentir y a percibir el sentir como algo irracional, a veces autodestructivo. ¿Cómo armonizar el pensar y el sentir en nuestra vida cotidiana? ¿Sirve el Amor incondicional de árbitro entre estos dos aspectos de nuestra existencia?

Julio Andrés Pagano: Bajo el manto de la palabra ?educación? se han cometido muchas atrocidades en beneficio de unos pocos a los que le interesa obtener el control mundial, por eso muchas veces se decía que se estaba educando, cuando en realidad se estaba domesticando e incluso esclavizando.

Enseñar que el sentir es algo irracional, es la mejor forma de evitar que los corazones se abran. Sentir tiene una ?lógica inversa? en el sentido que una vez que hemos dados determinados pasos siguiendo nuestra voz interior ?pasos que parecían inconexos o locos desde el punto de vista de la razón-, al mirar hacia atrás vemos que tenían su verdadero propósito, pues estaban unidos por un hilo invisible para los ojos de la mente, que sólo el corazón es capaz de contemplar.

A medida que ingrese con más fuerza la energía de la Era de Acuario esta situación cambiará, porque la gente no estará dispuesta a que le digan qué hacer, sino que comenzará a buscar sus propias respuestas. Comenzarán a activarse el hemisferio cerebral derecho, la energía femenina y el corazón. Cuando esto vaya sucediendo de manera más pronunciada, comenzaremos a vibrar en Unidad, pues sólo con el hemisferio izquierdo, la energía masculina y la mente no es posible volar, es como intentar hacerlo con una sola ala. Necesitamos integrarnos, funcionar como un todo.

Estamos presenciando un profundo proceso de transformación. En la medida en que estas energías más refinadas se presenten con mayor intensidad, el sistema educativo será otro. La vida, tal como la conocemos, será diferente porque vibraremos en otra frecuencia. Este nuevo contexto nos impulsará a conectar con nuestra esencia y eso producirá una transformación radical en todos los ámbitos.

No considero que el amor incondicional sirva de árbitro, pues todo árbitro pone límites y el amor incondicional no los tiene. El amor es la vibración que trasciende toda barrera, de ahí que si nos abrimos experimentaremos la Unidad. En la medida en que conectemos con esta nueva frecuencia y vayamos despertando, veremos al otro como un reflejo de nuestra luz y esa sola visión dará un vuelco total a nuestras vidas, porque comprenderemos que si agredimos, insultamos, marginamos y demás, no hay otro al que se lo estemos haciendo más que a nosotros mismos.

Cuando abramos nuestro corazón para sentir, la armonización se irá dando de manera natural, dado que nuestra vida cotidiana se desarrollará de manera coherente con nuestra esencia. En honor a la verdad, no puedo decir cómo armonizar el pensar y el sentir, pues hacerlo sería como programar la armonización, y eso implicaría entrar en el juego de la mente.

Cada uno debe encontrar su punto medio en función de aquello que sienta que es lo mejor para su proceso evolutivo. En la medida en que lo hagamos, ya no culparemos al otro, pues sólo está ahí para reflejarnos. Nuestra vida cotidiana cambiará, pues no andaremos por la vida echando culpas, sino haciéndonos cargo de aquello que estamos generando. Ese simple acto consciente tiene la gracia de armonizar nuestra vida.

Carmelo Urso: En tu escrito ?Por Amor a la Vida? propones: ?La muerte no existe, sólo la transformación. Mirás con pánico a la tumba, como si allí todo acabara..La evolución requiere de la mutación de las formas. Nadie llora por la semilla cuando se transforma en árbol, ni por el gusano cuando resurge en mariposa. La vida fluye como una interminable sucesión de misteriosas transformaciones?. En este momento de tu Vida, Julio, ¿en qué aspectos te sientes oruga y en cuáles mariposa?

Julio Andrés Pagano: En todos los aspectos de mi vida me siento oruga y mariposa, pues cuando creo que sé, la existencia me hace ver cuánto no sé y nuevamente ingreso al capullo para transformarme y animarme nuevamente a volar. Con diferentes intervalos, el proceso se repite una y otra vez, pero no como si fuese un círculo vicioso, sino como espiral ascendente, en donde cada vez que ingreso al capullo renazco con alas más vigorosas.

Carmelo Urso: Me encantó esto que escribiste: ?Hay tres grandes maestros recorriendo la Tierra: el maestro ?No Sé?, el maestro ?No Puedo? y el maestro ?No Me Animo?. No los culpes, vinieron para ayudarte. Las limitaciones tienen la virtud de impulsarnos hacia aquello que nunca creímos que sería posible?. Julio, ¿que "No sé" aún te inquieta?; ¿qué "No Puedo" estás por trascender?; ¿hay algún "No Me Animo" que aún entristezca tus mañanas?

Julio Andrés Pagano: Me inquieta el ?No sé? que está relacionado con cómo desenvolverme con todas aquellas cosas que tengan que ver con el dinero, pues reconozco que hasta que deje de existir hay que seguir utilizándolo, y no he aprendido a valorarlo.

El ?No puedo? que tengo que trascender y el ?No me animo? también están ligados con el punto anterior, que seguramente están enraizados en una vida anterior como monje. Reconozco que tengo una limitación interna para cobrar por lo que hago y eso demora la apertura de un espacio que estoy armando donde jugar a enseñar para seguir aprendiendo. Sé que uno no cobra por lo que transmite, sino por su tiempo, esfuerzo y dedicación, de todos modos tengo que hacerlo vivencia para trascenderlo.

Desde hace 7 años todo lo que hago lo difundo sin cobrar (puede hacerlo gracias a una herencia familiar) pues consideré que era mi tiempo de ayudar y no podía esperar a que alguien estuviese dispuesto a recompensar mi tiempo. Ahora mi situación económica cambió. Siento que esta situación la creé para dar un nuevo salto. El dinero es energía y uno tiene que aprender a fluir con ella, pues nada es bueno o malo en sí mismo, sino que todo depende de la intención que le pongamos.

Carmelo Urso: Otro aforismo tuyo dice: ?Cuanto más difícil el entorno, señal de que tenés buena madera. Estás precisamente ahí, en el ojo del vendaval, porque saben que sos capaz de aplacar tormentas?. En este momento de crisis planetaria, de colapso societal, ¿sientes que la humanidad ha ascendido a un nivel de consciencia que le permita apaciguar esta borrasca, sosegar esta tormenta?

Julio Andrés Pagano: Si nos guiamos por lo que los medios de comunicación nos muestran, debería responder que no, pero lo que los medios de comunicación espejan es sólo una parte de la realidad. Hay otra parte muy luminosa, en donde la gente se está reencontrando, celebrando y viviendo en armonía, que los medios no cuentan porque esas noticias no se traducen en rating ni producen ventas.

Un mismo hecho puede verse desde diferentes perspectivas. El caos es transformación. Este paso es necesario para que caigan viejas estructuras mentales. En la medida en que los medios de comunicación sean dirigidos por seres humanos equilibrados, otra será la realidad que mostrarán.

Aún cuesta verlo, pero el cambio se está produciendo. La humanidad está ascendiendo, está despertando y eso permitirá que la paz renazca. Cuando le digo a la gente que celebre porque ya nació la Era de Luz, me miran con cierto descrédito. ?¿De qué Era de Luz me habla si todo está muy oscuro??. Siguiendo esa línea de razonamiento, la gente debería festejar ?Año nuevo? recién una vez que el Sol haya salido, sin embargo lo hacen a la hora 0:001 del primero de enero, en medio de una oscuridad total. En este caso es lo mismo, todavía el Sol del nuevo amanecer no se ve, pero el período luminoso ya ha comenzado, por eso presenciamos tanto caos.

Carmelo Urso: No sólo eres un divulgador espiritual de primera línea, sino un poeta. ¿Cuándo empezaste a escribir? ¿Tienes alguna rutina diaria para redactar? ¿Calificarías tu acto de escritura como de ?canalización espiritual?? ¿Qué escritores han influido en tu formación de escritor? ¿Cónsideras la escritura como una disciplina espiritual?

Julio Andrés Pagano: Empecé a escribir a los 19 años, cuando trabajaba en el diario. No sé cómo se escribe, sólo sé cómo poner en palabras lo que siento siguiendo mi intuición. Si alguien me pide que escriba bajo cierto formato o estilo no sabría cómo hacerlo.

No tengo una rutina para redactar, sólo lo hago cuando algo en mi interior quiere salir. Si consideramos que todos somos expresiones de la divinidad, todos somos canalizadores. A la hora de escribir, no escucho voz alguna ni nada que se asemeje a lo que los ?canalizadores? tradicionales hacen. Simplemente escucho mi corazón y voy poniendo en palabras aquello que siento.

En la medida que conecto con mi interior, como soy muy visual, muchas veces visualizo aquello que grafico con las letras. Algunas personas creen que los puedo ver, ya que los mensajes son sincrónicos, pero no tengo ese don. Lo mágico está dado en que al entrar a mi corazón, como somos Uno, puedo ingresar al corazón de los demás, por eso lo que comunico describe -en esencia- lo que el otro vive o siente.

No tengo formación como escritor, en el sentido que mi escritura no tiene un estilo determinado. Simplemente refleja lo que voy sintiendo. Sólo leía aquellos libros que me llamaban la atención por la temática que abordaban, pero sin tener en cuenta quiénes eran sus autores. El parámetro para saber si me gustaba o no era si me ayudaban a comprender las cosas complejas con palabras simples. Así fue como descubrí a Osho, pero él no escribía. Sus libros son transcripciones de sus charlas.

Carmelo Urso: Recomienda a los lectores y lectoras 5 libros que puedan ayudarle a transformar sus vidas.

Julio Andrés Pagano: Tomaré el lugar del primer libro y haré una recomendación: que cada uno escuche a su corazón cuando esté frente a los libros, porque a los libros nos hablan, sólo tenemos que darnos el permiso interno de sentirlos. Ellos son mensajeros.

Completando la respuesta, recomiendo estos cuatro libros que me han maravillado porque sus autores han tenido la capacidad de decir grandes cosas de manera simple, fresca y pura, sin opacar la belleza del niño interior. Los libros son: ?El Principito?, ?El Caballero de la Armadura oxidada?, ?Oups, el mensajero del Planeta del Corazón? y ?Ami?.

Carmelo Urso: Cuando te planteé hacer esta entrevista me dijiste que tuviera paciencia; estás algo alejado de la computadora porque te encuentras muy involucrado en un proyectado muy importante para ti: la creación de la Aldea Multidisciplinaria y el Parque Temático ?Despertar?. ¿Puedes contarle a los lectores y lectoras de Iberoamérica cuál es el alcance de este proyecto?

Julio Andrés Pagano: Hace aproximadamente 8 años tuve una visión que duró escasos segundos, pero tuvo la fuerza suficiente como para transformar mi vida. Aquello que me mostraron lo interpreté bajo el esquema de un parque temático, al cual llamé ?Despertar?. Se trata de una moderna unidad de conciencia, basada en valores humanos, donde confluirán las principales tendencias mundiales: los eco-negocios, el ocio inteligente, el interés por el autoconocimiento, el retorno a lo natural y la búsqueda de métodos que permitan llevar una vida más sana y armónica.

En este mega espacio, que puede ser construido en cualquier parte del mundo, la ciencia, la tecnología, el arte en sus diversas manifestaciones, el relax, el entretenimiento y la educación se complementarán, de manera dinámica y entretenida, para ofrecer una alternativa inédita que rescatará lo mejor del hombre y lo ayudará a seguir evolucionando.

?Despertar? crea un nuevo espacio en materia de atracciones, porque introduce en un marco de diversión y ocio los valores humanos, el cuidado del medio ambiente, el despertar de la conciencia y la calidad de vida como ejes temáticos que impregnan sus acciones. Su misión es: ?Contribuir al desarrollo y la evolución del hombre, brindando herramientas para alcanzar el equilibrio físico, mental y espiritual, dentro de un marco natural que le ayude a tomar conciencia sobre la importancia de cuidar el medio ambiente?.

Una vez que pude desarrollar los lineamiento generales de esta unidad de conciencia, tomé su esencia e ideé una unidad más chica, que dio lugar a una altea multidisciplinaria. Como todo esto sería muy largo de explicar, quienes tenga interés en profundizar pueden ingresar a www.proyecto-despertar.com.ar

Carmelo Urso: Un mensaje final para los lectores y lectoras

El mensaje final está en este video.

Mil gracias, de todo corazón, por ayudar a co-crear un mundo más cálido y armónico, en donde el hombre definitivamente despierte y recupere su título de ?Humano?.

Algunos articulos relacionados que te pueden interesar
Carmelo Urso


Periodista, escritor y creador del blog En Tiempo Presente.


No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Un proyecto para aprender a vivir en armonía"

Comenta en Google+

En Innatia nos gustaría saber como te ha servido este artículo.

¿Quieres compartir cómo te fue? Accede aquí... y ¡comparte tu experiencia!

http://crecimiento-personal.innatia.com/c-superacion-personal/a-aprender-vivir-en-armonia.html