Control de los estados anímicos

Inteligencia Emocional

La segunda habilidad práctica de la Inteligencia Emocional es el control de los estados anímicos...

En el artículo anterior le señale que la Inteligencia Emocional es la capacidad de: sentir, entender, controlar y modificar estados anímicos propios y ajenos., y lo concerniente a la Autoconsciencia y como debemos activarla mediante el empleo cotidiano de la Atención Consciente, hoy voy a tratar la segunda habilidad práctica de la Inteligencia Emocional que es el control de los estados anímicos.

Forma parte de la sabiduría universal el hecho de que los sentimientos alteran el pensamiento, dos ejemplos son: cuando se esta cargado de ira porque le robaron el negocio, o se encuentra locamente enamorado de una persona., el propio lenguaje indica que la razón y el pensamiento, en tales situaciones, no tienen la más mínima oportunidad de éxito.
Quiero que discierna que las emociones básicas vinculadas al hambre, la sed, el miedo, celos, angustia, la ira, amor, la sexualidad y el cuidado de los niños, forman parte de nuestro equipamiento básico emocional. Todas ellas stán radicadas biológicamente en su naturaleza y forman parte de usted. En cambio, el modo en que maneja este tipo de formas de comportamiento innatas está en que poseemos la libertad de sopesar las diferentes posibilidades de actuación y de decidir de acuerdo con nuestros propios motivos y criterios. Recuerde que somos cocreadores del universo y usted es el Arquitecto de su Destino, así que decídase a tomar las riendas de su vida y Vívala como prefiera.

Espero que le quede perspicuo que no se debe entender el control emocional como la posibilidad de ahogar o reprimir las emociones, sino como la posibilidad de regular, controlar o eventualmente modificar estados anímicos y sentimientos cuando éstos son inconvenientes en una situación cotidiana. Recordando el articulo anterior, un aspecto importante del autocontrol lo constituye la habilidad de moderar la propia reacción emocional a una situación, ya sea esa reacción negativa o positiva, por ejemplo, no sería conveniente expresar excesiva alegría ante unos compañeros que están pasando, en ese momento por situaciones problemáticas o desagradables.

Recuerde que no podemos elegir nuestras emociones porque no se pueden simplemente desconectar o evitar, pero está en nuestro poder trasladar nuestras reacciones emocionales y sustituir el programa de conducta primario, por ejemplo, las formas de comportamiento aprendidas y perfeccionadas como la galantería, la crítica, la discusión, el amor, el coraje, la furia, la desesperación, el miedo, el rencor, la angustia, o la ironía. Lo que hagamos con nuestras emociones, el hecho de manejarlas en forma inteligente, depende de nuestro nivel de Inteligencia Emocional.
Quiero que tenga perspicuo que su temperamento, con el control emocional no puede ser modificado, pero muchas de sus expresiones temperamentales puede aprender a controlarlas, bien reduciendo su intensidad o su duración, o ambos aspectos compatiblemente.

Recuerde que aunque aparentemente no escogemos algunos de los eventos que se presentan en la vida, siempre conservamos la potestad de elegir como se reacciona ante ellos, y disfrutar cada instante es siempre una opción. Se ha demostrado a través del tiempo que las personas que logran desarrollar su inteligencia emocional son los que logran tener un Éxito pleno en su vida y alcanzan niveles superiores de Productividad. Teniendo usted este conocimiento que le acabo de transmitir ¿Que esta esperando para desarrollar su Inteligencia Emocional? Recuerde que eres un alquimista, y el universo te brinda la posibilidad de conquistar tus Sueños.


No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Control de los estados anímicos"

Comenta en Google+