La psicología de los colores

Dime tu color favorito y te diré cómo eres...Los brillantes son estimulantes y los pálidos tranquilizan, según una experta

La percepción e influencia de los colores en las personas no se ciñe exclusivamente al terreno visual, como se ha comprobado en varios estudios que señalan que, además de aportar sensaciones y emociones, lo hacen dependiendo de su tonalidad, intensidad y

La percepción e influencia de los colores en las personas no se ciñe exclusivamente al terreno visual, como se ha comprobado en varios estudios que señalan que, además de aportar sensaciones y emociones, lo hacen dependiendo de su tonalidad, intensidad y contraste.

Así, la decisión de usar unos u otros para decorar las paredes de nuestra casa, pueden influir y de hecho influyen en estados emocionales tales como el nerviosismo o el relax, la agresividad, la ternura. También está demostrado que, por ejemplo, los colores considerados como brillantes actúan sobre nuestro estado de ánimo como estimulantes, mientras que los colores pálidos lo hacen como relajantes. Evidentemente, el origen de estas aparentes propiedades de los colores no está en los propios colores sino en la asociación mental que, de forma natural e inconsciente, hace el ser humano como consecuencia de lo que podríamos dar en llamar un "aprendizaje cultural heredado.

Durante siglos, ciertos colores se han asociado de forma instintiva con eventos o conceptos procedentes de la Naturaleza, convirtiéndose con el paso del tiempo en auténticos iconos de la misma. Por ejemplo, el color verde se asocia con sentimientos de esperanza y optimismo porque en la Naturaleza la presencia de este color está relacionada con la abundancia de vegetación y, en términos agrícolas, con una buena cosecha. El rojo, presente en elementos como el fuego, la sangre o la lava, reflejan sensaciones relacionadas con la agresividad y la potencia precisamente por el concepto de daño, violencia y energía presentes en una erupción volcánica, una herida o un incendio, por poner un ejemplo.

Así, el uso de determinados colores para presidir una campaña publicitaria o para decorar restaurantes, hospitales, gasolineras, estadios deportivos, etc., no es algo que se haga al azar. Por ejemplo, se ha comprobado que en los restaurantes de comida rápida se usa el color rojo porque nos abre el apetito y además hace que comamos más rápido. Los hospitales usan mayoritariamente un color verde pálido: optimismo (verde) y relax (pálido). El azul es el color preferido para los uniformes de la policía porque denota lealtad y confianza.


1 Comentario en "La psicología de los colores"

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia
¡Cargando los comentarios!

monica ...

y el violeta no esta en este art.

0

29 de abr, 2013 - 13:47:24

Escribe tu comentario en "La psicología de los colores"

Comenta en Google+