Inteligencia emocional, un valor en alza

La inteligencia emocional, un rasgo cada vez más valorado en el mundo laboral. Las compañías más innovadoras valoran muy positivamente la inteligencia emocional en sus trabajadores.

Las empresas actuales comienzan a valorar muy positivamente la inteligencia emocional como una de las grandes cualidades de los trabajadores que seleccionan.

Según señalan Meter Salovey y John Mayer, profesores universitarios de la rama de la psicología social, la inteligencia emocional es la capacidad para desarrollar determinadas habilidades sociales como la de percibir, valorar y expresar emociones con exactitud; la de acceder y/o generar sentimientos que faciliten el pensamiento; la de comprender emociones y la de regular las emociones, promoviendo un crecimiento emocional e intelectual individual.

Cada día, las empresas más innovadoras tienen en cuenta este componente emocional para seleccionar a sus trabajadores, dejando de lado las típicas y tradicionales cuestiones relacionadas únicamente con el Coeficiente Intelectual para medir las capacidades de sus empleados.

Las empresas buscan cada vez más a personas capaces de ser buenos gestores de sus emociones y de las ajenas. Saber manejarlas supone una gran motivación tanto para él como para el resto de los trabajadores y además contribuye a mejorar el liderazgo del grupo, que repercute muy positivamente en el funcionamiento de la empresa y, sobre todo, en la consecución de los objetivos que ésta busca.

Los expertos señalan que los pilares básicos de la inteligencia emocional aplicados al trabajo son la conciencia de uno mismo, el autocontrol o la autorregulación emocional, la motivación, la empatía y el desarrollo de determinadas habilidades sociales (ya comentadas).

Y con ello, entramos en el terreno de la asertividad que podríamos definir, a grosso modo, como la habilidad de expresar aquello que queremos trasladar desde nuestro fuero más interno sin ofender al otro o sin que, por ello, provoquemos un comportamiento agresivo en el interlocultor. Si bien, ser asertivo, no significa que vayamos a cumplir nuestros objetivos aunque sí es un mecanismo más de la inteligencia emocional, según los expertos.


No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Inteligencia emocional, un valor en alza"

Comenta en Google+